★ Pensando en Ti.


Pensando en ti... hice los cielos, las estrellas, el sol, el mar, las montañas, las nubes, los valles.
Pensando en ti... hice este hermoso lugar en el que vives y llamas la Tierra.
Pensando en ti... creé el amor, la alegría, la paz, la bondad, la felicidad, la sinceridad, la amistad.

Pensando en ti... te he dado la capacidad de pensar, elegir, sentir y procrear. Te di la capacidad de ver el amanecer, de escuchar los pajarillos trinar, de oler el agradable perfume de las rosas, de probar el delicioso sabor de la miel, de tocar la tierna y suave piel de un bebé. Te di una extraordinaria sensibilidad para emocionarte al escuchar a un niño cantar, al sentir la frescura del campo y ver a una mariposa posarse en una flor; al observar cómo las gotitas de la lluvia caen del cielo sobre tu cabeza y sentir los rayos del sol acariciando tu piel; al ver la profunda alegría de una madre que por primera vez ve a su hijo y ver a una niña besando las flores y las muñecas; al ver al joven soñar y al anciano recordar; al ver a una pareja de enamorados y al sentir el cariño de quienes te rodean.

Pensando en ti... te di una inteligencia que sobrepasa la de cualquier otro ser viviente en la Tierra. Tu cerebro es la estructura más compleja del universo. Está preparado para archivar cada percepción, cada olor, cada sonido, cada experiencia que hayas vivido desde el día en que naciste. Te he dado también un corazón fuerte, que segundo tras segundo, bombea toda tu sangre y te permite seguir viviendo, sin fallarte. Te he dado muchos órganos en tu cuerpo, que funcionan perfectamente para tu bienestar. Te di un espíritu que pronto se reunirá conmigo.

Pensando en ti... te he dado la capacidad de ser feliz con las cosas sencillas de la vida, de salir airoso en las situaciones difíciles, de sentirme cerca en todos tus momentos, los alegres y los tristes.

Pensando en ti... he tenido compasión tantas veces y te he perdonado en tus errores. Para mí eres como una delicada y frágil copa de cristal que cualquier golpe puede romper fácilmente y por eso te sostengo bien en mis
brazos y tengo cuidado especial contigo. Siempre que te arrepientes, yo perdono tus pecados, los echo al fondo del mar y no los recuerdo jamás.

Pensando en ti... entregué a mi Amado Hijo, a mi Unico Hijo, inocente de todas tus debilidades, para que llevara en su espalda la cruz que representa la carga de cada una de tus faltas y por ellas murió para que fueras limpio con su sangre. Comprendo que eres débil, pero te he dado capacidad para elegir tenerme cerca y depender sólo de mi. Tienes poder para alejar a todo enemigo que quiera hacerte daño y apartarte de mi. Tienes poder para vencer la tentación. La decisión está en tus manos.

Pensando en ti... he creado una mansión celestial que supera toda la belleza que ves a tu alrededor y toda la riqueza que he puesto en el mundo. He preparado para ti una corona con piedras preciosas y unas vestiduras inmaculadamente blancas. Estarás vestido como el digno Hijo de un Rey, pues lo eres. Tengo ángeles que velan hoy por ti y que pronto escucharás cantando en alabanza por su Creador y tú te deleitarás. Mi Hijo también espera por ti para darte todas las cosas maravillosas que yo he preparado para ti. Son cosas que tu imaginación no alcanza a ver. Tengo un lugar para ti muy cerca de mi presencia, pero la elección está hoy en ti. Sólo decide obedecerme, adorarme, servirme, confiar en mí y ponerme en el primer lugar de tu vida y así recibirás todas las bendiciones que Yo deseo que recibas.

Pensando en ti... he puesto a miles y miles de hermanos que te hablarán de mí e infinitos lugares donde puedes encontrarme. Te doy todos los días de tu vida para que los pongas en mis manos. Te recompensaré.

Pensando en ti he estado desde mucho antes de que nacieras, antes de que el Mundo fuera mundo.

Estoy pensando en ti... porque TE AMO.

Únete en facebook -> Orgullosa de Ser Mujer


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Copyright © www.comomujer.com | Template By: Ana Su