Al final del día



Tú, Señor, que iluminas la noche 
y haces que después de las tinieblas 
amanezca nuevamente la luz, 
haz que, durante la noche que ahora comienza,
 nos veamos exentos de toda culpa y que, 
al clarear el nuevo día, podamos reunirnos 
otra vez en tu presencia para darte gracias nuevamente. 

 Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, 
quién contigo vive y reina en unidad 
con el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. 
Amén



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Copyright © www.comomujer.com | Template By: Ana Su